DigitalSkillsInstitute
< Artículos seleccionados

Historia de cómo las redes sociales ayudaron a destruir la verdad

Las redes sociales han cambiado radicalmente la forma en que nos relacionamos con el mundo, contribuyendo a la destrucción de la verdad a través de la distorsión de la información, la propagación de la desinformación y la polarización de opiniones. Artículo publicado en technologyreview.es y recomendado por Digital Skills Institute el 20 de enero de 2023.

Las redes sociales han cambiado radicalmente la forma en que nos relacionamos con el mundo, permitiendo a los usuarios compartir información, opiniones y opiniones con una amplia gama de personas. Esto ha tenido un profundo impacto en nuestras vidas, tanto positivo como negativo. Si bien las redes sociales nos han permitido conectarnos con personas en todo el mundo, también han contribuido a la destrucción de la verdad, a medida que el contenido se comparte sin ser verificado o comprendido completamente.

A medida que la información se comparte a través de las redes sociales, se somete a distorsiones, ya que los usuarios pueden editar y manipular el contenido para que se ajuste a sus propias opiniones. Esto ha contribuido a la difusión de información errónea y desinformación, así como a la polarización de opiniones. Esto, a su vez, ha contribuido a la destrucción de la verdad, ya que los usuarios están bombardeados con contenido que refleja una narrativa de una sola voz que no siempre está basada en hechos.

Por otro lado, las redes sociales también han contribuido a la destrucción de la verdad al permitir a los usuarios compartir información sin la debida verificación. Esto ha llevado a la propagación de noticias falsas, teorías de la conspiración y contenido extremadamente sesgado. A medida que esta información se comparte más y más, los usuarios pierden la capacidad de distinguir entre lo que es verdadero y lo que no lo es. Esto se ve agravado por el hecho de que muchos usuarios no están familiarizados con la verificación de la fuente, lo que significa que pueden compartir información sin realmente comprender su origen.

La destrucción de la verdad también ha sido alimentada por el uso de algoritmos por parte de las plataformas de redes sociales, que actúan como filtros para determinar qué contenido se muestra y qué contenido no. Estos algoritmos se basan en información sobre los usuarios y su comportamiento, lo que significa que solo se muestran contenidos que reflejan sus preferencias. Esto ha contribuido a la polarización de opiniones, ya que los usuarios solo ven contenido que respalda sus puntos de vista.

En conclusión, las redes sociales han contribuido a la destrucción de la verdad a través de la distorsión de la información, la propagación de la desinformación y la polarización de opiniones. Esto se ve agravado por el uso de algoritmos por parte de las plataformas de redes sociales, que se basan en información sobre los usuarios para determinar qué contenido se muestra. Para evitar la destrucción de la verdad, es importante que los usuarios sean conscientes de estos problemas y se esfuercen por compartir contenido que sea verificable y confiable.

Leer en technologyreview.es

Otros artículos relacionados